miércoles, 28 de diciembre de 2016

Makoto Shinkai y la Difusión del Anime

80909

A pesar de que soy un defensor de la globalización y el capitalismo, reconozco que ha perpetuado ciertas tendencias que de alguna manera u otra afectan a la difusión del arte. Hoy en día la industria angloparlante es la que decide que tipo de contenido es tendencia en lo referente a los medios audiovisuales. Los filmes más taquilleros son de Estados Unidos e Inglaterra, teniendo una u otra excepción que confirma la regla. Es entendible, pero no deja de presentar a nivel monetario, una dificultad para el contenido proveniente de otras tierras y lenguas.

¿Cómo afecta esto al anime? Se preguntarán algunos, así que toca responder. La industria de la animación japonesa posee un problema que, entre muchas cosas, nace de la dificultad para poder monetizar adecuadamente. A esto se le suman dificultades provenientes de la saturación de producción de contenido para formato de tv, más un sistema que limita las posibilidades de expandirse a diferentes mercados, anulando cualquier esperanza de poder se redituable fuera de los sectores en que apunta la industria.

En resumen, el anime tiende a apuntar a un pequeño sector minoritario de la industria japonesa, limitando el flujo de dinero que podría adquirir. Esto ocasiona que se limite el tipo de contenido que se puede ofrecer, para asegurar ese margen mínimo de ganancia que garantizaría seguir subsistiendo. Es esto lo que hace que el común de las obras siga una tendencia que garantiza esta supervivencia. Se acentúa la mediocridad.

Es en este tipo de dilemas, donde creadores de contenido como Makoto Shinkai o Mamoru Hosoda son requeridos.

No les mentiré, no me gusta el trabajo de Shinkai (tampoco soy del todo un fan de Hosoda), ya que presenta características que tienden a ser percibidas de manera negativa por mi persona. Su narrativa me causa tedio, siento que no sabe balancear cuando debe jugar con la imagen y cuando avanzar la narrativa. Pero a pesar de todo esto, agradezco su existencia.

736461

Shinkai ofrece un tipo de contenido que no apunta exclusivamente al público promedio de anime. Un trabajo de él posee mayor posibilidad de ser visto por alguien fuera de los círculos otakus, que otras obras del medio. La prueba es que su último filme, Kimi no Na wa, fue vista por aproximadamente un séptimo de los japoneses. Hablamos de un filme que a pesar de ser mediocre y de sus múltiples fallas en dirección (reconocidas por el propio autor), logró ser el primer filme japonés fuera de los estudios grandes, que alcanzó ganancias de 100 millones de dólares. A esto le debemos sumar que la película fue un éxito en China, ocasionando un mayor interés en el gigante asiático por filmes de animación 2D con este tipo de enfoque.

Esto abre la puerta para que otros estudios, ya sea grandes o chicos, apunten a este tipo de proyectos con mayores aspiraciones comerciales. Pero a su vez, hizo que en Japón un sector más amplio viera un filme animado. Es aquí donde podemos notar la influencia que este autor tiene.

El que una obra fuera de Ghibli cause furor y ganancias abrumadoras es alentador, porque presenta un antecedente.

No exageraré, autores con el contenido de Shinkai o Hosoda no van a cambiar solos a la industria y su difusión. Para que el anime puede ser más global, se necesita de una mayor voluntad por parte de varios sectores involucrados en ella para que se den, paulatinamente, los cambios que podrían causar un ámbito comercial más sano y prolífero. No al nivel alcanzado por las series de televisión de imagen real provenientes de los Estados Unidos, pero al menos tendríamos mejores oportunidades que las actuales. Aún así, siento que no debemos subvalorar el aporte de Makoto, porque cada paso adelante ayuda a la hora mejorar la industria.

Ny6YODt

Supongo que en este punto, habrá alguien que piense que soy un promotor de mediocridad al apoyar a un autor que considero que no es bueno. Muy probablemente podría estar en lo cierto esa afirmación, pero acá es donde debemos pensar pragmáticamente a largo plazo. Si la industria desea mejorar, esta debería dar pasa a una mentalidad inclusiva, que permite entrar a más gente para diversificar y eso es lo que las producciones como Kimi no Na wa hacen.

No quiero decir que debamos aceptar o calificar positivamente a algo que consideremos como mediocre o de baja calidad. Si reseñara a Kimi no Na wa, le tiraría duro por sus no pocos defectos. Lo que pido es que veamos como algo no tiene que se necesariamente bueno para aportar cosas positivas. Al final no es incorrecto el criticar negativamente las fallas que Makoto tenga como director.

Lo importante es que mientras más oportunidades se habrán, más autores con aspiraciones podrán tener la posibilidad de demostrar su talento. Puede que tome muchísimos años para que salga alguien con la genialidad de Satochi Kon. Pero es que no podemos esperar que el nuevo Kon de la industria aparezca si el mismo sistema evita que nuevos talentos florezcan. Cambios se necesitan, y no podemos esperar a que Miyazaki y Takahata sigan siendo los estandartes del anime a nivel internacional. Los 2 genios de Ghibli no nos van a durar toda la vida, por eso hay que abrirle paso a nuevos talentos.

Para finalizar, diré que solo toqué el tema de manera superficial. El como se mueve la industria y el como debería manejarse para mejorar, depende de muchos factores, algunos de altísima. Esto requeriría de alguien con más bagaje en el tema, más preparado académicamente en lo que concierne a economía. Pero decidí tocar superficialmente el tema para intentar presentar el tema. Si alguien se motiva a investigar o a analizar el tema, me sentiré satisfecho, porque lo mío va más a introducir, que a responder o fomentar preguntas. Para análisis complejos, requeriríamos de gente más capaz y conocedora del tema. Gracias por leerme.

4 comentarios:

  1. asquerosos y genericos fondos, si flap jack es el excesos de lo grotesco que puede ser la fealdad , el anime en general o mejor dicho en la actualidad, es el exceso DE LO GROTESCO que puede intentar emular la falsa "belleza" es que en el anime actual ya perdieron esa ambicion esa imaginacion de crear universos extraños y propios como los que solian acer genios de mundos unicos como roger dean, zdilaw Berszinky o el mismisimo moebius, incluso en la simpleza del universo del sacrificio en el eclipse en berserk, daba una atmosfera unica y espectacular que ver los tipicos putas calles pulcras y sis mugrosos filtros de luz de ciudades copipasteadas y sus pinches flores de cerezo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste, yo dejé en claro que Shinkai no me gusta. Solo que tomé fondos de 3 filmes porque es lo que se le tiende a dar mejor a este autor.

      Eliminar
    2. lo entiendo, pero solo declaraba algo, por que en el anime actual, se procura que sus entornos, sus mundos se vean genéricos y pulcramente aburridos, no se estiman acerlos propios extraños y surreales

      Eliminar
    3. Buen punto. Puedo entender esa pulcritud cuando alguien como Takahata (un genio) lo hace, pero Shinkai no me convence del todo.

      ¿Qué opinas de Tatami Galaxy?

      Eliminar

Comentar te dará buen karma, salud y me hará feliz ;)

No soy perfecto y por ende puedo equivocarme. Si considera que he cometido un error, que mi estilo de escritura es malo o que tengo un pésimo gusto, no tenga miedo en corregirme. Intento ser abierto a las críticas y me encanta debatir por lo que no hay problema alguno si difiere con mi opinión. Solo borro cuando spamean o cuando hay insultos a terceros. No baneo, ni borro comentarios donde me insultan así que no hay problema sí desea ofenderme, no obstante sí responderé a los insultos ;)