jueves, 15 de diciembre de 2016

Perfect Blue Mola Bastante

Screenshot (228)

Voy a confesar algo, no me he visto la mayoría de la filmografía de Satoshi Kon, de hecho solo me había visto fragmentos de alguna que otra obra de él, pero por fin he decidido iniciar con uno de sus proyectos, eligiendo el afamado Perfect Blue como inicio. Esto se debe a 2 motivos siendo el primero que me habían dicho que esta era la mejor película de este autor. También le elegí por ser el primer filme como director de Kon, porque con su corta filmografía, sería interesante seguirle con las obras en el orden en que salieron para ver su progreso como autor. Perfect Blue sin ser una obra maestra, ni carente de defectos, es un filme que me agradó bastante, por sobre todo, la impráctica, pero interesante narrativa de la segunda mitad.

Hablar de Perfect Blue dista de ser sencillo, dudo ser capaz de hacerle justicia. Es un filme que cambia bastante entre sus mitades, lo que dificulta hablar de ella de manera uniforme como lo haría con una obra más estándar en lo narrativo como “Ghost in the Shell” por poner un ejemplo de un anime al que recientemente le dediqué espacio en el blog. Recuerdo que durante la primera mitad del filme me decía que tocaría hablar de la manera en que Perfect Blue toca las dificultades que el mundo del espectáculo puede presentar y el como se le explota a los trabajadores. Incluso creí que terminaría hablando sobre temas como la frustración cuando otros triunfan mientras las cosas se te caen encima, no obstante el filme en la segunda mitad toma un toque más psicológico que en la primera mitad, la cual de por sí ya era buena en este aspecto.

La primera mitad de Perfect Blue muestra la vida de Mima Kirigoe, un ex-idol que intenta entrar en el mundo de la actuación. Esta parte del filme es bastante estándar en cuanto a guión se refiere, pero posee elementos que demuestran un buena manejo por parte del director. En esta mitad vemos como Mima es víctima de problemas de distinta índole asociados a la paranoia de lo que parece es un stalker bajo el pseudónimo de Me-Mamia que redacta en su un website sobre lo que ella supuestamente piensa de las distintas situaciones que se encuentra en su carrera de actriz. Sumado a esto se le presentan conflictos como el tener que actuar en una escena de violación o una sesión fotográfica en la cual terminará mostrando desnudos.

Screenshot (223)

Interesante es la manera en que Mima actúa frente a las diferentes situaciones. Cuando está frente a otros, Mima intenta reflejar una imagen de seguridad, como si no le molestara del todo seguir las peticiones que le obligan a hacer, por otra parte podemos ver como en sus momentos de soledad muestra frustración de lo que sucede, como cuando empieza a gritar en su casa por la escena que tuvo que realizar. Un comentario que llama la atención y posee bastante peso es en el que Mima dice que tiene que soportar todo esto para no molestar a los que le han ayudado a llegar tan lejos. Esa línea define perfectamente a su personaje. Seamos sinceros, muchos hemos estado en situaciones donde sabiendo lo incómodo que son, no retrocedemos por querer evitar defraudar a otros, claro que lo de Mima es más fuerte por venir acompañado de un horror psicológico que le percibe. Consistentemente ve a lo que parece ser una distorsión suya, una Mima que representa su faceta de idol, aquella que pensaba dejar atrás…

Desde temprano notamos que la psique de más de Mima va mermando, no solo por su accionar, también por la visión que posee de su lado idol. De manera gradual notas como Mima cae más y más ante la situación que tiene al frente. Mientras todo esto sucede, las antiguas compañeras de Mima triunfan como dueto musical, incluso nos presentan una falsa escena de Mima y sus ex-compañeras celebrando el buen rating del último éxito musical, para regresar a la realidad con una transición donde se ve que Mima no entra directamente a la celebración al no estar involucrada en esto. Las propias ex-compañeras de Mima hablan por sus espaldas después de la sesión de fotos nudistas y notamos como muchos conocidos le juzgan como sucia e impura.

A pesar de los elogios que he dado a la primera mitad, es en la segunda donde la película va con fuerza. Notamos que la obra en la que Mima actúa contiene un argumento similar al de la película, lo que produce situaciones bastante “meta” dentro de la narrativa. La primera mitad ya venía mostrando transiciones consistentes como herramienta narrativa, pero es acá donde vemos el despliegue de recursos direccionales de Kon. El filme muestra escenas que en ocasiones parecieran ser de la historia real, peor resultan ser del filme, a su vez inicia transiciones con Mima despertando, lo que a los menos observadores puede confundir al mezclar y pasar de escenas de la vida real de Mima, de la serie e incluso alguno que otro segmento podrían ser un sueño. Llega un momento en que Mima en la obra se mete tanto en papel que demuestra lo mucho que su psique ha degenerado.

Este consistente uso de transiciones puede sentirse repetitivo por como finalizan de manera similar, no obstante son el fuerte del largometraje al dejar dudas que tendrás que responder tu. La película puede llegar a confundir al espectador por como intenta jugar con la identidad del asesino que gradualmente acaba con gente involucrada en la situación de Mima. Al principio te indica que podría ser alguien cercano, luego te muestran al stalker obsesivo, pasan a mostrarte un asesinato donde te muestran a Mima realizándolo, para regresar a donde el stalker, quien puede ver a la ilusión de Mima idol que atormenta a la protagonista, pero finalmente el stalker no está cuando Mima le asesina en defensa propia, para a si mostrar que Rumi, la que parecía más sospechosa al principio, como la antagonista del filme. El ver a 3 personajes afectados por el cambio de Mima, mirando a la misma ilusión es una metáfora de como los cambios y problemas de uno pueden afectar a más de una persona. En Perfect Blue toma un tinte oscuro, psicológico, pero he aquí la genialidad del filme.

Screenshot (238)

Esta disonancia narrativa entra ambas mitades es importante, es algo deliberado que sirve para mostrar la gradualidad de la degeneración psicológica de sus personajes. Donde siento que el filme falla es en su manejo en ciertos elementos, resaltando la primera parte del filme. Se nota que costó mantener estabilidad en los diseños, siendo común rostros poco definidos en planos medianamente alejados. En ocasiones es movimiento puede sentirse poco natural y elementos de fondo pueden carecer del detalle que uno esperaría de un filme. Algunos temas musicales durante momentos de impacto del filme fallan, resaltando aquellos de la primera mitad. También se notó que Satoshi Kon como director estaba debutando por como se siente una falta de pulimiento en elementos como transiciones, técnicas para disimular bajón de presupuesto o trabajo musical en momentos puntuales. Aún así esto último dota al trabajo de un toque personal, con sinergia con la forma en que todo intenta ser narrado.

Dejando atrás esas quejas menores, que al final no dejan de relacionarse con elementos superficiales, sin mucho valor de por sí, el filme da a entender el enorme potencial que Kon como director poseía. Si eres rígido e inflexible en tu manejo de la narrativa, entonces esto podría serte incómodo. No es que sea un trabajo complicada, ni tampoco es que requiera analizarla bastante; no obstante podría entender que los fanes de anime promedio tendrían dificultades con ella al utilizar una forma de narrar que juega con las transiciones de manera repetitiva. Algunos podrían decir que es muy conveniente que más de un persona vio esa faceta imaginaria de Mima, pero personalmente no le veo problema alguno.

El idealizar a alguien en exceso puede producir que más de uno coincida con la imagen distorsionada que sea crea de otro, siendo Rumi y el stalker los que demuestran esto. Lo hermoso es que la mayor parte de esto es presentado por medio de lo visual, siendo este uno de los pocos filmes de anime que entiende que es animación y como tal no duda ni un segundo en aprovechar las posibilidades del medio. Lógicamente las limitaciones de presupuesto pueden llegar a limitar en ciertos apartados, pero Kon se las ingenia bastante bien para que no sean limitantes en su narrativa visual.

Podría ahondar más en los temas, pero con lo mucho que consumió en espacio la sinopsis y los comentarios de la primera mitad, llegué a la conclusión de que lo mejor sería promover que vieran el filme y saquen sus propias conclusiones; aparte de que me puse como meta bajar el número de caracteres por entrada, ya que antes rondaba los 3000-4000 y comprendo lo tedioso y pesado que puede llegar a ser el leerme por mi mal manejo de la prosa producto de mi redundante y poco relajada forma de redactar. En resumen, Perfect Blue es una joyita del medio y recomiendo verla a todos aquellos que busquen obras que en su narrativa disten de la forma tan estándar y simplona en que se mueven los proyecto audiovisuales tanto de imagen real como animada. Perfect Blue mola bastante.

3 comentarios:

  1. Solo puedo decir, PELICULON, sinceramente, satoshi kon, no dirigia animes, dirigia verdaderas peliculas de live action en animacion, amo muchisimo su forma de direccion de planos y desarrollo de personajes, el si sabia hacer peliculas con transfondos psicologicos y horrores simbolicos, todo lo que nolan o david lynch ni pueden lograrlo, rayos es una pena que murio, por su potencial creativo de crear senderos de la realidad y fantasia, solo veasen su maravilloso corto Rosa Magnetica , una obra de arte echa en animacion, ahh sip el dirigio los capitulos de las ovas de los noventas de stardust, diablos como amaria que el dirigiese vento, stone o steel ball run con su estilo, al menos quedaria la animacion y la atmosfera de accion y terror como tal y no esa porqueria barata de diamond

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una lástima que falleciera de manera tan temprana. Kon tenía muchísimo talento para narrar por medio de la imagen y cambio de escenas. Un prodigio que pudo haber dado más.

      Eliminar
  2. Cuando vi esta entrada decidí no leerla porque tenía esta película en pendientes hace tieeempo. Y no sé si es una crítica pero sueles dar mucho spoiler XD... ahora que la vi quise comentar algo porque indirectamente me apuraste a verla.
    Verás lamentablemente(?) vi El Cisne Negro antes así que me fue imposible no hacer una comparación en mi cabeza... aunque no son iguales. Quizás eso hizo que mi impacto mermara, pero tienes razón: es una requete muy buena película.
    Esto sólo hizo que me dieran ganas de ver más cosas a Saroshi Kon... ahora tengo más pendientes XD

    ResponderEliminar

Comentar te dará buen karma, salud y me hará feliz ;)

No soy perfecto y por ende puedo equivocarme. Si considera que he cometido un error, que mi estilo de escritura es malo o que tengo un pésimo gusto, no tenga miedo en corregirme. Intento ser abierto a las críticas y me encanta debatir por lo que no hay problema alguno si difiere con mi opinión. Solo borro cuando spamean o cuando hay insultos a terceros. No baneo, ni borro comentarios donde me insultan así que no hay problema sí desea ofenderme, no obstante sí responderé a los insultos ;)